Los equipos de incidencia están integrados por jóvenes profesionistas que se han sentido conmovidos por la realidad de violencia que vive el país y han experimentado un llamado a colaborar en la construcción de la paz. Son jóvenes de diferentes lugares del país que desde su profesión de psicólogos, ingenieros, abogados, administradores o trabajadores sociales, desean aportar a reconstruir el tejido social en las familias, los barrios, las escuelas, las fábricas, las iglesias y en el gobierno local.