Los circuitos que llevan a la violencia

La violencia es un fenómeno complejo, multicausal y sistémico, en el cual podemos ubicar tres circuitos que la detona:

 

1) la debilidad de las narrativas vinculantes

2) la debilidad del vínculo social

3) la debilidad institucional.

 

Se trata de tres debilidades que corresponden a los indicadores descriptivos del tejido social: los referentes de identidad, los vínculos de confianza y la capacidad para ponerse de acuerdo (CIAS POR LA PAZ, 2016).

 

El debilitamiento de las narrativas vinculantes se ha generado porque ha existido una pérdida de lo común, socialmente hay más conciencia de lo propio y se ha dejado en segundo o tercer plano lo común, y esto ha sido favorecido por las narrativas de éxito individual, de fracaso o de miedo. Estos factores han llevado al debilitamiento de las narrativas vinculantes necesarias para regular el comportamiento social.

 

Este debilitamiento de las narrativas vinculantes lleva al debilitamiento del vínculo social, favorecido por el proceso de individualización, propio de las sociedades modernas, donde la percepción personal está sobrevalorada, generando un desbibujamiento de los límites y esto es reforzado por la desconfianza social. La desvinculación con los otros nos hace desconfiados y la misma violencia hace perder el sentido del orden y también lleva a la desconfianza.

 

En consecuencia, se debilita la institucionalidad. Se trata del tercer circuito causante de la violencia. Además de los anteriores factores, se agrega la corrupción, la impunidad y la desigualdad social, tres situaciones que debilitan la vida institucional en México y con ello se pierden sistemas de cohesión social necesariso para el buen convivir. La corrupción y la impunidad han generando situaciones de desigualdad que llevan al enojo social, y cuando se han perdido los mecanismos para resignificar la frustración, se llega a la violencia.

 

México no logró constituir una institucionalidad capaz de responder a sus problemas y necesidades, el centralismo que lograba gobernar a través de cacicazgos locales no permitió tener las instituciones a la altura de las circunstancias. Esta situación es favorecida por los niveles de corrupción e impunidad que operan en el Estado mexicano, según Transparencia Internacional, México es el país de América Latina donde más se pagan los sobornos a los funcionarios públicos, con un 51%. Además, México ocupa el cuarto lugar a nivel mundial del Índice Global de Impunidad con 69.21 puntos, y encabeza la lista del continente americano con el más alto índice de impunidad (UDLAP, 2018). El mismos estudio señala que el estado con mayor índice de impunidad es el Estado de México (80.06) y de ahí le sigue Tamaulipas (78.88) y Baja California (78.08). 

 

Este análisis de las causas de la violencia vienen a mostrar la necesidad de trabajar tres circuitos que lleven a la paz: las narrativas vinculantes, el vínculo social y la institucionalidad flexible. Se trata de tres circuitos interrelacionados y necesarios para el buen convivir.

 

Las narrativas vinculantes se construyen desde la recuperación de lo común, subrayando los éxitos colectivos y las historias de esperanza. Nuestras comunidades locales están llenas de estas historias, es tiempo de recuperarlas y exaltarlas.

 

El vínculo social se construye con un individualidad vinculante, un sentido del orden y la confianza en el otro. El sentido de pertenencia a un lugar, generado por las narrativas vinculantes, determinan el vínculo de confianza.

 

Y la institucionalidad flexible se construirá con sistemas de transparencia, que hagan frente a la corrupción, un sistema de justicia eficaz, que sea referente para resolver conflictos individuales y colectivos, y políticas de redistribución de la riqueza.

 

Se trata de tres circuitos donde el CIAS POR LA PAZ ha encontrado un camino para la reconstrucción del tejido social, como una apuesta por la paz.

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Javier Sentíes Laborde (viernes, 20 julio 2018 14:47)

    Muy bueno, solo que no entiendo la propuesta de construir el vínculo social desde el individualismo... Me parece contradictorio. Creo que debería ser desde el sentido de solidaridad o conciencia de lo común.