Seminario "Gobierno comunitario y elecciones 2018"

El 23 y 24 de noviembre se llevó a cabo el tercer seminario de análisis de la realidad nacional “Gobierno Comunitario y elecciones 2018”, con una asistencia de 35 personas venidos de parroquias, universidades, misiones y centros sociales de los jesuitas en México, es un seminario organizado por la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús y coordinado por el Centro de Investigación y Acción Social “Jesuitas por la Paz”, y se llevó a cabo en el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez.

 

La primera actividad del seminario fue una conferencia sobre la realidad electoral, impartida por Jorge Rocha y David Velasco, catedráticos del ITESO. Después se tuvo un compartir en grupos donde se reflexionó sobre las dinámicas de los partidos que afectan las localidades y las posturas que podríamos tener como obras de la Compañía de Jesús. Ahí se señaló que los partidos han generado una cultura clientelar, asistencialista y competencia mal sana que daña la organización vecinal. Y esto se une a otros factores, como son las transforaciones del tiempo de convivencia en la familia por la precariedad laboral, que favorece la conformación de comunidades estresadas, en depresión y con incremento de la diabetes.

 

Las posturas propuestas como obras jesuitas son variadas, desde el reconocer a la comunidad como la principal víctima de la modernización en América Latina, el fortalecer la organización ciudadana, hasta la necesidad de tener un proyecto de nación construido con la participación de los distintos sectores donde colaboran las obras jesuitas.

En un segundo momento se tuvo un panel sobre “Gobierno y Ciudadanía” con las experiencias de la Misión de Bachajón en su gestión de gobiernos comuntiarios, el gobierno comunal de Cherán, el gobierno de unidad de Tancítaro y el gobierno de Tlajomulco de Zuñiga. Ahí se compartieron las experiencias de fomento a la participación ciudadana, el cómo se configuraron las estructuras de participación y los reglamentos internos.

Apartir de estas experiencias se trabajo en grupos sobre los temas que podrían ser germen de organización política en las comunidades y las claves para su desarrollo. Los grupos mencionaron, entre otras cosas, que los temas que podrían ser germe de organización son, a corto plazo, las situaciones límites, como es la violencia, o la recuperación de la historia o las convivencias, y a largo plazo puede ser la formación religiosa en una unión de fe y vida. El gran reto, que fue mencionado por los gurpos, es pasar de una cultura individualista a una cultura comunitaria.  

 

En un tercer momento se tuvo una charla con el abogado y antropólogo, Orlando Aragón, quien es abogado de la comunidad indígena de Cherán. Ahí mencionó que el caso de Cherán muestra un gobierno alternativo a la mercantilización de lo político, a la cultura patriarcal, el colonialismo y el profesionalisto. Pues en este municipio se ha desmercantilizado la política, se ha despatriarcado el gobierno, con un reposicioniamiento de la mujer en la vida política, se han recuperado formas ancestrales de organización, y se ha optado por el gobierno de las bases, sin esperar a los expertos en prácticas políticas. El país necesita avanzar en la diversidad de democracias, señaló Orlando Aragón.

 

Al final se comentó en grupos sobre las prácticas de poder capitalistas, patriarcales y colonialistas, y sobre los conocimientos locales que conviene rescatar. Los grupos señalaron, entre otras cosas, que las prácticas políticas que dañan son vehiculadas por una cultura de lo rápido, fácil y barato, ya no se quiere sacrificar el interés personal en beneficio de lo común. “El sistema nos ha hecho flojos, nadie quiere sufrir”, señaló uno de los grupos. El gran reto es pasar de la nostalgia de la unidad a la construcción de conocimiento en comunidad. Se han perdido prácticas y conocimientos comunitarios, y vemos que un espacio que aún queda para realizar esto es la religiosidad popular.